/OAB Durand
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

YA ESTAMOS AISLADOS: ¿Cómo lidio con las emociones? NOTA II

YA ESTAMOS AISLADOS: ¿Cómo lidio con las emociones?

NOTA II

Entender lo que pasa
Cuando se entra en una cuarentena o se inicia un aislamiento preventivo “es importante entender lo que nos está pasando y normalizar tanto las emociones propias como las de las personas que nos rodean”.



El cambio repentino de la rutina y la necesidad de programar cómo hay organizarse en ese nuevo escenario o cómo hay que gestionar el tiempo puede generar discusiones familiares sobre esos detalles, y eso es normal porque la persona afectada tendrá una tendencia mayor a mostrar su enfado.

Centrarse en el momento presente
Empieza la cuarentena y la incertidumbre se dispara. Prohibidas “las anticipaciones negativas”. En este tipo de circunstancias la personas solemos ponernos en lo peor innecesariamente, porque así pensamos que podremos prever lo que va a sucede.

Es normal que se quiera buscar más información sobre el virus, pero esa estrategia no es buena. Hay que centrarse en el momento presente, en lo que conocemos hasta ese momento e intentar adaptarnos a ello. Asumir que hay muchas cosas que no dependen de nosotros e intentar ser optimistas. Si algo tiene más posibilidades de que salga bien, ¿por qué va a salir mal?.

En los próximos días van a aumentar los casos de aislamientos en casa, como ha ocurrido en Italia, donde las calles están vacías

Superar la soledad
La soledad es un sentimiento que se dispara, especialmente entre aquellas personas que permanecen aisladas sin contactos físicos con nadie mientras dura la cuarentena. es “aceptar esa soledad y saberla ocupar”. Es importante organizarse teniendo en cuenta nuestro estado actual, pensando que es un tiempo transitorio en el que tenemos que programar todos los días. Intentar ser nosotros quienes marquemos el ritmo, y no nuestro estado de ánimo, teniendo en cuenta que los síntomas de la enfermedad nos condicionarán. Es bueno no exigirnos más de lo necesario, y no decepcionarnos si no conseguimos hacer todo lo que nos gustaría.

Cuarentena en familia ¿Cómo nos organizamos?

Seguir una rutina
En estos largos encierros, y más si hay familiares en la casa, es importante “prefijar cada día nuestras tareas para saber, cuando nos levantemos, a qué vamos a dedicar el tiempo”. También lo es mantener todas las rutinas y hábitos que sean posibles: mantener horarios de comidas y sueño, llevar una alimentación equilibrada, moverse...

Respetar los espacios comunes
Cuando se va a pasar tanto tiempo encerrado y en familia lo aconsejable es fijar acuerdos sobre el uso de los espacios comunes y respetar los horarios y costumbres de las personas con las que convives y con las que ahora se va a pasar mucho más tiempo de lo que es habitual.

Establecer horarios
Se hace imprescindible planificar el tiempo: establecer un horario para hacer las actividades escolares los niños (si están en la casa) y laborales los adultos si es que estos pueden mantener su actividad laboral con el teletrabajo.

Es importante también planificar momentos de ocio y actividades lúdicas conjuntas (como juegos de mesa o ver películas en familia) sin olvidarnos de aquellas actividades que cada uno quiere hacer por separado.

Espacios privados
Otro consejo es asumir la importancia, cuando hay que convivir tantas horas juntos, de que cada miembro de ese núcleo tenga un espacio para desconectar. Se trata de acordar un espacio para refugiarse cuando nos sintamos nerviosos o irritados; un lugar en el que los demás miembros del grupo familiar nos van a dejar tomarnos nuestro tiempo hasta que baje el malestar.

Aprovechar el tiempo
Otra recomendación es no abusar de tareas poco enriquecedoras que nos hagan tener la sensación de pérdida de tiempo, como estar ‘enganchados’ a aparatos electrónicos consultando constantemente las redes sociales, viendo series, jugando a videojuegos...Y no olvidar ningún día realizar algún tipo de ejercicio físico. Consejo que, de momento, parece que no acaba de cumplirse pues las descargas de aplicaciones para ordenadores y teléfonos (principalmente juegos) se han multiplicado en el último mes de forma espectacular en todo el mundo.

Tareas pendientes
Es positivo pensar que este período de aislamiento puede servir “para acometer tareas pendientes que por falta de tiempo nunca se hicieron: lecturas, visionado de alguna serie, actividades musicales... Y si la salud lo permite, una forma de ocupar el tiempo es dedicarlo a una limpieza general de la casa o para arreglar algo que esté roto.

Nuevas tecnologías
Las nuevas tecnologías puede resultar muy útiles en estas cuarentena para mantenernos conectados con nuestros seres queridos, lo que nos ayudará a su vez a manejar los sentimientos de soledad, sobre todo en el caso de personas que viven solas o están alejadas de su red social.

Mimo con los mayores
Si las personas obligadas al aislamiento son mayores, la ayuda de los seres queridos es fundamental. Hay que asegurarse de que están cuidando la alimentación, de que se toman los medicamentos tal y como su médico les indica, que la información que les llega del avance de la enfermedad y las medidas a adoptar sea veraz… enfatizan las psicólogas.