/OAB Durand
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Abstract V Congreso

Article Index

 

Dra Eva Puente
Psicoanalista y escritora

TPP, un nuevo abordaje: el cuerpo del obeso grita. 
En el FPS algo no anda.
Se trata de una nueva lectura en la obesidad, de lo real como inasimilable.

En el FPS algo no anda y el cuerpo habla a través de la escenografía de la enfermedad orgánica. A partir de este enfoque, el cuerpo, pensado desde el estadio del espejo, esto es, cómo imagen unificada que el espejo devuelve, cómo algo que se construye, va dando cuenta de una imagen virtual.

El TPP es un test proyectivo de alta saturación y se sustenta en la hipótesis de que, a menor estructuración del estímulo, existe una mayor saturación proyectiva. Cuando a un sujeto se le presenta una consigna con alto grado de ambigüedad, se le activan las huellas mnémicas y por consiguiente surge la imagen del objeto que percibió originariamente.  A su vez, la carencia de estimulación visual, evidencia la intencional falta de estructuración de esta técnica. El límite para el sujeto es el “límite de la hoja”.  Los materiales que se utilizan son 12 hojas blancas de formato A4 y un lápiz negro Nº 2, cada una lleva escrito en el margen superior izquierdo la consigna a ser dibujada.  Se le van entregando una a una, a medida que el examinado va realizando la tarea gráfica. Se le indica al sujeto, que durante el proceso no debe abrir los ojos ni aún para verificar si se ha perdido, o no sabe dónde continuar. 

La obesidad es la enfermedad caracterizada por: “una acumulación anormal o excesiva de grasa corporal que puede ser perjudicial para la salud”. La OMS la categorizó como enfermedad en 1997. El indicador más utilizado actualmente para evaluar la obesidad en la infancia y la adolescencia es el índice de Quetelet o IMC. 

Es una patología multifactorial. 

Desde el abordaje del FPS (Fenómeno Psico-Somático) la obesidad, como toda escenografía que el cuerpo despliega, se puede leer retomando la indicación de Lacan cuando compara el FPS con un cartucho que rodea el nombre propio en la escritura jeroglífica, como si constituyese efectivamente una especie de nombre propio. 

El FPS tiene en común con el nombre propio el hecho de que no es traducible, esto es, no pasa por la mediación de la cadena significante.

Lacan dice así: "Querría hacerles notar, puesto que estoy en ese terreno (el de la psicosomática) lo que está en cuestión en el reflejo condicionado. Del experimento pavloviano (...) En otras palabras, el Otro está ahí.

Podemos pensar al fenómeno psicosomático como un reflejo condicionado. El reflejo condicionado se produce dado que la función biológica es desmontable – esto es, en cada función biológica interviene más de un órgano – podemos pensar por lo tanto que el FPS se produce por esta vía, otorgando de esa manera a la escena orgánica un sentido pleno.

El cuerpo, cada cuerpo tiene un idioma, fantasmàtica que construye un mundo con "lalengua" materna. El cuartel general de ese mundo es el matema del que voy a hablar en este desarrollo, se trata de un matema creado para dar cuenta de este abordaje: “La MM”. 

Múltiples lenguas, códigos diferentes que al generar malentendidos, gestan el encierro, la enfermedad.  

En el FPS se trata de dar respuesta a la manera en que un significante muerde lo real del cuerpo. 

El modo de abordaje del FPS, después de muchos años de trabajo con los padecimientos orgánicos, se basa en la creación de dos elementos: A- el TPP, test proyectivo que establece el trazado de aquello que ha afectado al sujeto en lo atemporal… sus vicisitudes, esos sucesos que no tienen nombre y son nombrados por la enfermedad, eso que, como el nombre propio, no se ofrece como significante dado que no articula cadena alguna de significantes y otorga un sentido pleno al suceso en el cuerpo. Y B- el cifraje que da cuerpo al cuerpo interpelado por el padecimiento en un riguroso trazado matemático..

Se tratan de evaluar entonces, aquellos elementos que desde la escena particular de cada sujeto, dan forma a esa historia preñada de morbimortalidad. 

Se trata de cuerpos, afectados, montando escenas que dan cuenta de algo a saldar. 

El TPP nos permite leer en ese cuerpo y poder actuar desde el abordaje familiar y/o individual, se trata de rescatar a ese sujeto del lugar en el que, por estar instalado, queda prisionero de una masa corporal que lo desaparece del mundo que habita y lo ubica en un riesgo permanente de incomoda locura corporal. 

Si observamos la epidemia de obesidad en paises con mayor nivel socio-económico y la tendencia a su expansion, se nos presenta la paradoja de que los niños afectados tendrían menor expectativa de vida que sus padres. Freud dijo que los hijos deben enterrar a los padres, salvo en la guerra a la que se envía a los jóvenes a morir. Se trata claramente de una nueva guerra silente y estafatoria… de no actuar con rapidez y eficacia.

Todo nos indica la necesidad de operar con todos los elementos de los disponemos. 

Hemos podido probar que el TPP, es un instrumento de enorme utilidad, podemos decir que hasta el presente el único validado y confiable, que puede anticipar los ropajes del FPS y por ende la evolución potencial del sujeto padeciente con un enfoque psicoanalítico.